Cuestiones finales

En el último medio año se han reactivado, continuado e iniciado procesos importantes para el cumplimiento de las metas de la DCI. Consideramos que como parte de este proceso es de suma importancia contar con la articulación y la participación efectiva de todos los actores, tanto los gubernamentales en sus diferentes sectores y niveles de gobierno, como aquellos no gubernamentales, en especial aquellos que pueden brindar a través de sus aportes un adicional para el avance en el trabajo que se viene realizando.

Para ello, es necesario contar con mecanismos de gobernanza adecuados que aseguren la participación efectiva, el acceso a la información que se viene desarrollando y la transparencia con respecto a la ejecución de las actividades relacionadas a la DCI y sus presupuestos asignados. Si bien es cierto la rendición de cuentas y de resultados es fundamental para asegurar los desembolsos del acuerdo, esto también se tiene que hacer de forma interna.

Finalmente, se considera que Noruega, a través de sus agencias gubernamentales y de cooperación (NICFI y NORAD), le ha venido haciendo un seguimiento bastante cercano al Acuerdo, asegurándose de esa forma que se pueda continuar con el trabajo iniciado ya hace un par de años. Sobre este punto en particular, cabe resaltar que han visitado el país más de tres ocasiones durante el último año, reconociendo los avances y sugiriendo formas de alcanzar las metas.

La ejecución adecuada de este Acuerdo nos va acercando cada vez más a un escenario de pago por resultados en el marco de REDD+ a través de medidas normativas, planificación y reconocimiento de derechos ancentrales en favor de la protección de nuestros bosques amazónicos.

Por su parte, las salvaguardas contribuyen también con el eficiente desarrollo de REDD+, al desempeñarse como parte de las medidas que buscan evitar y enfrentar los riesgos de las acciones señaladas anteriormente; sin embargo, se debe tener en cuenta que hay vacíos en el proceso de implementación que a largo plazo podrían significar un retroceso o estancamiento de las actividades, como es la adecuada difusión y generación de espacios de discución a nivel nacional donde se recojan las apreciaciones de todos los actores.