Comunidades que apuestan por la vigilancia comunal en Loreto

Por Gaby Rivadeneyra
Derecho, Ambiente y Recursos Naturales

En Loreto, desde hace muchos años, las comunidades nativas, campesinas y ribereñas se han organizado para conservar y proteger los recursos naturales que existen en sus territorios, debido a que de ellos depende directamente su subsistencia y su futuro.

Un caso emblemático según el libro “La Historia del Tahuayo contada por sus moradores” de Alberto Chirif, es la historia de las comunidades asentadas en el río Tahuayo, organizadas desde la década de 1970 para proteger sus recursos de extractores externos, principalmente madereros, cazadores y pescadores.

Iniciativas similares se pueden encontrar en el bajo Amazonas: el Plan Maestro del Área de Conservación Regional Ampiyacu Apayacu 2012-2016 indica que, principalmente son los pueblos indígenas Yagua, Bora, Huitoto y Ocaina quienes bajo el abrigo de sus Federaciones garantizan los recursos naturales que sustentan la vida de sus comunidades.

La mayoría de estas comunidades implementan acuerdos internos para proteger los recursos naturales que usan, tales como racionalizar su aprovechamiento, establecer técnicas para utilizarlos responsablemente, o vigilar sus territorios para evitar contaminación, extracción ilegal u otros peligros. También coordinan acuerdos entre comunidades con el objetivo de establecer medidas de protección de sus territorios.

El interés de estas comunidades de conservar y proteger sus recursos ha sido un factor importante para que el Gobierno Regional de Loreto - GORE Loreto establezca Áreas de Conservación Regional - ACR en zonas aledañas a sus territorios comunales, siendo esto una fortaleza para la conservación, control y vigilancia de estos espacios y sus zonas adyacentes (zonas de influencia o amortiguamiento).

Actualmente, en el ámbito de las cuatro ACR de Loreto, existen más de 30 comunidades organizadas legítimamente, las cuales utilizan como primera instancia de apoyo a sus propias autoridades comunales, recibiendo también capacitaciones por parte del Estado y organizaciones aliadas para la gestión de las ACR.

La organización de las comunidades loretanas para contribuir a la gestión de las ACR es una experiencia única en el Perú y se enmarca en el modelo de co-gestión impulsado por el GORE Loreto. Actualmente, dicha institución, con el apoyo de DAR, viene promoviendo el establecimiento de normativa regional que reconozca la importante labor que realizan estas comunidades en pro de su bienestar, de las ACR y sus zonas aledañas.