¿Qué debemos de tener en cuenta para impulsar la vigilancia indígena?

Escribe: Isabel Gonzales Icaza.

En el actual contexto de promoción de las inversiones y debilitamiento de los estándares socio-ambientales en el país, es importante fortalecer los mecanismos e iniciativas de participación y vigilancia indígena que nos ayuden a garantizar el cumplimiento de derechos y mejorar la gestión ambiental en el país.

Los mecanismos de vigilancia indígena son diversos, algunas veces surgen de algún problema o situación de amenaza que requiere ser atendida. Con estos mecanismos se busca un mayor acercamiento entre los pueblos indígenas y la sociedad civil con el Estado y las empresas para la búsqueda de soluciones a los problemas y la prevención de conflictos.

Durante un espacio de información denominado Experiencias de vigilancia y monitoreo de los pueblos indígenas en sus territorios, desarrollado en el evento alternativo a la Reunión Anual de Gobernadores del Banco Mundial (BM) y Fondo Monetario Internacional (FMI), se analizó este tema. Allí se compartieron diversas experiencias desarrolladas en nuestro país, asimismo se reflexionó acerca de los retos que debemos enfrentar para su fortalecimiento, el principal: el reconocimiento del Estado de los pueblos indígenas que realizan esta tarea.

En ese sentido, viene discutiéndose en el país la necesidad de que el Estado reconozca a la vigilancia indígena para garantizar el ejercicio de derechos. Por ello, se ha generado un proyecto de ley que institucionaliza y articula la vigilancia y monitoreo ambiental y social de las organizaciones indígenas y la sociedad civil en el Sistema Nacional de Gestión Ambiental. Cabe señalar que existen otras iniciativas en similar línea, como ordenanzas regionales en Loreto y Ucayali.

Más allá del reconocimiento que brinde el Estado, a través de normas –como el caso de la nueva Ley forestal (donde se aceptan las formas de organización que hacen vigilancia en los bosques planteando mecanismos para coordinar acciones conjuntas)–, se requiere fortalecer las iniciativas ya existentes, que tenga como pilares el diálogo, la participación y la construcción de confianza, buscando garantizar el cumplimiento de derechos y contribuir con la mejora de la gobernanza ambiental en el país.

Columna Amazonía y Buen Gobierno publicada en Diario Uno el jueves 29 de octubre de 2015.