El Ministerio de Salud y los PIACI en el Bajo Urubamba

En el Bajo Urubamba, el alto índice de desnutrición y la ausencia de prestación de servicios de salud, entre otros, son señal inequívoca de que el desarrollo sostenible en la zona no ha sido priorizado por el Estado, no obstante tener el mayor yacimiento de gas natural y generar ingentes recursos por canon y regalías al país. Las actividades desarrolladas en la zona no van de la mano con un adecuado monitoreo de los impactos socio-ambientales ni con la implementación adecuada y efectiva de la normativa de protección a los pueblos indígenas, ni con mecanismos que promuevan un desarrollo inclusivo, mostrándonos la incoherencia de nuestro modelo extractivo. Basta señalar que los mecanismos creados por el Estado para la protección de los pueblos en aislamiento y contacto inicial que habitan la Reserva Territorial Kugapakori, Nahua, Nanti y otros (RTKNN), superpuesta con este proyecto, no fueron implementados (Plan de Protección, Estrategia Integral Sectorial para estos pueblos, etc.). Asimismo, no se han implementado estrategias de salud que consideren sus características culturales, y solo se cuenta con el Análisis de la Situación de Salud (ASIS) Nanti del 2003. No existe un monitoreo y evaluación de los impactos a la salud que están generando la operación del Proyecto Camisea y otras actividades en la reserva.

Descargar Documento

jueves, 08 de mayo de 2014 12:00 AM