El Programa de Ayuda a Estados del Fondo Verde para el Clima; lecciones desde Chile y El Salvador

  • Resumen del Webinar organizado por AIDA, DAR y GFLAC sobre el Programa de Ayuda a la Preparación del Fondo Verde del Clima.

  • El encuentro contó con la participación de Carmen Arguello, asesora para América Latina del Fondo Verde del Clima, Marcela Palominos, representante del Ministerio de Hacienda de Chile, Carlos Ghiringhello Jefe del departamento de Financiamiento Climático de la Cancillería de El Salvador, Andrea Rodríguez, Abogada Sénior del Programa de Cambio Climático de la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) y observadora de la sociedad civil ante el FVC y fue moderado por Harlem Mariño, especialista en cambio climático de Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR).

El Fondo Verde del Clima (FVC) es el mecanismo de financiamiento climático más grande que existe en la actualidad. Para facilitar el acceso y efectividad de su financiamiento, ha establecido el Programa de Ayuda a la Preparación o Readiness Support. Éste se enfoca en el fortalecimiento de capacidades institucionales de los gobiernos de países en desarrollo, preparándolos para acceder e implementar los recursos financieros que el FVC otorga. Varios países de América Latina ya han accedido a esta ayuda y están en plena fase de implementación.

Cómo funciona y cómo lo estamos aprovechando

El Programa otorga hasta $1 millón anuales por país solicitante;  y hasta $300 mil como financiamiento dirigido específicamente a fortalecer las capacidades de la Autoridad Nacional Designada (AND). El Perú ya ha presentado su primera solicitud, a través del Ministerio del Ambiente (MINAM), quien fue la AND peruana hasta junio de este año. La propuesta, que puede revisar aquí, está enfocada en mejorar la coordinación interministerial, capacitar al personal de la AND acerca del funcionamiento del FVC, identificar candidatos para convertirse en las entidades implementadoras de proyectos y establecer los mejores mecanismos de complementariedad entre privados, el estado y otros fondos internacionales. Ahora queda en manos del Ministerio de Economía y Finanzas –la nueva AND peruana- continuar con el proceso de desembolso e implementación final de todo lo mencionado.

Por su parte, el gobierno de El Salvador ha contemplado en su propuesta el desarrollo de una plataforma web para facilitar la comunicación entre su AND (El Viceministerio de Cooperación para el Desarrollo perteneciente al Ministerio de Relaciones Exteriores) con otras entidades estatales y la sociedad civil, una iniciativa con mucho potencial para ayudar a elevar los estándares de transparencia en la gestión de los fondos. Otro objetivo de su propuesta al Programa ha sido fortalecer su papel como coordinador dentro del Comité  de Cambio Climático que incluye los Ministerios de Hacienda, Medio Ambiente y Recursos Naturales, Obras Públicas y de Agricultura y Ganadería.

A su turno, Marcela Palomino, representante de la AND chilena -el Ministerio de Hacienda- comentó que se van a proponer cinco proyectos al Programa. Es importante reconocer que varias de sus actividades incluyen el fortalecimiento de la relación entre los estamentos subnacionales y el gobierno central, además de incluir también el financiamiento de una web para difundir información públicamente. Otro punto a resaltar es que proponen implementar un procedimiento interno para convocar a una revisión anual para monitorear los avances de los proyectos financiados por el FVC por parte de la sociedad civil, los pueblos indígenas y otros actores relevantes.

Muchas de estas ideas podrían ser tomadas en cuenta por el MEF. La institucionalidad relativa al financiamiento climático todavía no termina de consolidarse en el Perú y el Readiness Support puede ser una oportunidad para lograrlo. Iniciativas como GestiónClima son avances en esta dirección, sin embargo, queda como una tarea pendiente para la nueva AND construir mecanismos de participación adecuados para para los gobiernos regionales, las poblaciones indígenas, la sociedad civil y el sector privado. Tanto el Ministerio de Relaciones exteriores de El Salvador como el Ministerio de Haciendo Chileno parecen haber comprendido que fortalecer sus capacidades como AND es básicamente fortalecer su capacidad de hacer una gestión consensuada, transparente y participativa; sigamos en ese rumbo.

Presentaciones