Gestión del agua debe contemplar mejorar su calidad

Lima, 24 de julio de 2017.- Miembros de organizaciones de sociedad civil se reunieron, el pasado 14 de julio, para conocer los principales resultados del estudio denominado Situación de los vertimientos de aguas residuales en el Perú, elaborado por Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR), en el marco del convenio con la Fundación Avina y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE).

En dicha reunión se resaltó el grave problema por la que atraviesan los recursos hídricos en nuestro país, en términos de calidad para consumo humano. Los datos obtenidos del estudio dan cuenta de los impactos acumulativos de los vertimientos provenientes del sector minero, al indicarse que, anualmente, se verterían 22 toneladas de arsénico a los ríos y quebradas, 44 toneladas de plomo, 11 toneladas de cadmio, 110 toneladas de cobre y más de 331 toneladas de zinc.

Asimismo, el estudio propone la importancia de la recirculación de las aguas residuales en el proceso industrial de las empresas, lo que conlleva al aumento del porcentaje de reúso en lugar de vertimiento. En nuestro país, existen empresas que cuentan con una política corporativa de vertimiento cero, en ese sentido, es importante motivar a la réplica de dicha iniciativa empresarial y buenas prácticas en los distintos rubros económicos de la industria.

Para DAR es importante la promoción de buenas prácticas en el sector industrial con el fin de mitigar los impactos en los recursos hídricos. Es por ello necesario mejorar la gestión de las aguas residuales en el marco de los compromisos asumidos para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el país.  Siendo urgente la implementación de una visión integral de la gestión del agua desde la captación hasta la disposición final, que contemple la calidad, cantidad y cultura de este recurso que a largo plazo supondrá una mejor capacidad de autodepuración natural y disponibilidad en las cuencas hidrográficas.

Nota:

  • El sector que más reutiliza las aguas tratadas es el agrícola, pero no se evalúa su impacto en la calidad de agua, ya que este tipo de autorización, no cuenta con un monitoreo, a pesar ser exigido por Ley.
  • El estudio de DAR será presentado a las autoridades en las próximas semanas y se encuentra en proceso de socialización para aportes.

 

Con el apoyo de: