Presentación

Foto: Adrián Torres

Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR), con el apoyo de Rainforest Foundation Noruega (RFN), viene haciendo seguimiento a la implementación de la Declaración Conjunta de Intención (DCI) entre Perú, Noruega y Alemania para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la deforestación y degradación de bosques (REDD+), generando reportes que puedan ser insumos para los tomadores de decisión a fin de aportar a una implementación de la DCI que garantice el desarrollo sostenible de la Amazonía, salvaguardando los derechos de los pueblos indígenas, su participación y la de las organizaciones de la sociedad civil en el proceso.

Desde la edición anterior de este Boletín, el Gobierno peruano continúa realizando reportes vinculados a los últimos pasos dados en el marco de la Fase I de la DCI (Reporte Nacional sobre Salvaguardas, establecimiento del Sistema de Información de Salvaguardas y mecanismo financiero para la DCI), como también se encuentra elaborando propuestas de estrategias para la implementación de la Fase II (transformación) de la DCI. Esta última propuesta incluye las estrategias para cada entregable de la Fase II y los criterios considerados para la priorización de intervenciones para el próximo desembolso de la DCI. Dentro de estos criterios se prioriza organizar el proceso de cambio de uso de suelo con capacidad de uso mayor agropecuario, la importancia del rediseño e implementación, tras un análisis de adecuación específicamente del Reglamento de Clasificación de Tierras por su Capacidad de Uso Mayor para cumplir con el “entregable 1” de la DCI. Asimismo, se prioriza la implementación de la Zonificación Forestal como condición previa al otorgamiento de derechos de uso sobre la tierra y la declaración legal de las áreas designadas como Zonas Reservadas a una categoría definitiva de Área Natural Protegida (ANP) para cumplir con el “entregable 3” de la DCI.

Por otro lado, el país se encuentra sumamente interesado en acceder al financiamiento climático, el cual está a cargo del Fondo Verde para el Clima (GCF, por sus siglas en inglés). Este fondo fue adoptado como mecanismo financiero de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático a finales de 2011, con el objetivo de contribuir a la consecución de los objetivos de mitigación y adaptación al cambio climático de la comunidad internacional. Con el tiempo se espera que este instrumento se convierta en el principal mecanismo de financiamiento multilateral para apoyar las acciones climáticas en los países en desarrollo que, como el Perú, tienen el objetivo de acceder a este fondo para implementarlo como un fondo piloto de REDD+.

En el presente Boletín se abordarán algunas observaciones de los avances que el equipo PNUD-DCI presentó en su segunda Sesión del Comité Consultivo del Proyecto PNUD - DCI. Después explicaremos el análisis de dos de las Intervenciones priorizadas dentro de la Propuesta de “Plan de Implementación de la Fase II para el próximo desembolso de la DCI”, en ambos se compartirán algunos de los aportes enviados por DAR en el marco de las consultas; en ese contexto, primero se brindará un análisis sobre la Estrategia para el Entregable 3 de la Fase II: “Fase de Transformación” y se analizará la importancia de la adecuación del Reglamento de Clasificación de Tierras por su Capacidad de Uso mayor (RCTCUM) como acción estratégica básica para cesar las autorizaciones de conversión de tierras con bosques (bajo la categoría de producción forestal o de protección) a usos agrícolas y así cumplir con el Entregable 1 de la Fase II de la DCI. Finalmente,  describiremos cómo funciona el mecanismo financiero “Fondo Verde para el Clima”, los requerimientos que el Perú tiene que presentar para acceder a este fondo y los avances que se tiene como país para ser calificados frente al “Fondo Verde para el Clima” en pro de reducir sus emisiones y adaptarse a los efectos del cambio climático.